1.Maneja con suavidad

Optimiza al máximo el cambio de marchas. Circula el mayor tiempo posible en las relaciones más largas y bajas. Mantén la velocidad lo más uniforme posible, busca fluidez en la circulación, evitando frenados, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios.

2.Apaga el motor

En paradas prolongadas, es recomendable apagar el motor evitando así el consumo de combustible durante este periodo. Apaga el motor el tiempo que esté parado y vuelve a arrancar cuando nos vamos a poner en marcha.

3.Llantas en buen estado

Manejar usando llantas con una presión inferior a la correcta reduce el rendimiento del combustible. Las llantas deben estar a la presión indicada por el fabricante. Además de cuidar nuestra seguridad nos permitirá una conducción eficiente.

En caso de que tengan alguna irregularidad en su estructura o defecto de presión es un peligro para la circulación ya que cambia el comportamiento del vehículo.

4.No abuses del aire acondicionado

Usa el aire acondicionado solamente cuando sea necesario. En ciudad y a baja velocidad en lugar del aire acondicionado puedes abrir las ventanas.

En carretera y a más velocidad es mejor cerrar las ventanas, pues abiertas generan mayor resistencia del aire y esto se ve reflejado en el consumo de gasolina.

5.No lo uses de bodega

Llenar nuestro auto con cosas que pocas veces utilizamos genera un peso añadido y conducir con kilos de peso innecesarios a bordo ocasiona que el consumo de combustible aumente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *